Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2014

5.1. LA FAMILIA ¿QUÉ HAGO?


En nuestro trabajo educativo nos podemos encontrar con todo tipo de familias, desde las más implicadas hasta las no participativas. Pues si esto ocurre con cualquier alumno igual puede darse en familias con hijos con TDAH, pero para estas familias es aún más importante la coordinación y colaboración con todos los agentes implicados en la educación de sus hijos.
En el tema de la familia nos podemos encontrar con dos casuísticas:
1. Familias que no han detectado o no conocen el tema sobre el trastorno que tiene su hijo
2. Familias que han sido ellas las que han ido captando la problemática de su hijo
En el primer caso el niño se detecta en el Centro y hay que informar a la familia de lo que le ocurre a su hijo, para que se ponga en contacto con Salud y posteriormente coordinarnos todos.
En el segundo caso cuando el niño ya está escolarizado los padres ya han empezado el diagnostico y a partir de aquí se comienza una coordinación entre todos los agentes implicados.
Pero para poder desarrollar adecuadamente sus funciones los padres necesitan información y formación previa para poder estar permanentemente involucrados en el proceso educativo de sus hijos.
Cuando se les ha dado una información, bien en Salud o en Educación, sobre la problemática de sus hijos, algo muy positivo es orientarle hacia alguna Asociación o Fundación sobre TDAH. En dichas asociaciones aparte de información tienen muchas actividades para TADH por personal especializado, así como también se suele trabajar mucho las “escuelas de familia” donde se tiene contacto con padres que tienen la misma problemática y que te pueden aportar sus experiencias y también su apoyo moral, ya que entre familias de hijo con TDAH se puede producir una gran empatia al compartir los mismos problemas.
A partir del contacto con las Asociaciones, con Salud y con Educación ya podemos hablar de un tratamiento multidisciplinar para los niños.
Los padres necesitan una seria de normas claras y precisas para regular el comportamiento de sus hijos. Las normas básicas son:
- Que sean estables (las reglas no pueden cambiar de un día para otro) tienen que tener las mismas consecuencias.
- Que sean explicitas (conocidas y comprendidas por padres/hijos)
- Que sean predecibles (definidas de antemano)
A partir de este momento ya hablaríamos de tratamiento multidisciplinar pues intervienen: Salud-Educación-Familia-Asociaciones.
Salud como implicada en el tratamiento farmacológico y psiquiátrico.
Asociaciones implicadas en la formación y ayuda a padres.
Educación implicada a través de la atención directa al alumnado y entrevistas y reuniones con los padres
Esto es muy positivo para la Educación y hace que se implique la familia, como núcleo esencial en la coordinación para la educación de sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario